Caída

29 septiembre, 2014

Caída

 

Caí siendo una

Entre cientos, entre miles, entre millones

 

Caí diferente

Entre cientos, entre miles, entre millones

 

Caí cruzando el espacio

Entre cientos, entre miles, entre millones

 

Caí siendo

Entre cientos, entre miles, entre millones

 

Caí brava

Entre cientos, entre miles, entre millones

 

Caí libre

Entre cientos, entre miles, entre millones

 

Caí

y la caída fue mi vida

 

Fui gota

Fui lluvia

Fui tempestad

lluvia

 

 

Anuncios

Talones bizarros

22 septiembre, 2014

Talones Bizarros

 

–¡Lo conseguimos! –dije, entrando como un torbellino en la estancia de recuperación de conocimientos donde Alyf se pasa los días trabajando con su grupo.

–¡Lo tenemos, cariño! ¡Funciona! Funciona. Es genial, ¿no?

Alyf, sin moverse de su mesa, dijo:

–¡Bien! Sois unos genios, lo sabía.

Todos no pusimos eufóricos: nos reíamos y sonreíamos felices. Enseguida circuló la “jacha” y la “generala” (bebida alcohólica de muy alta graduación, de ahí su nombre) de la que vaciamos unas cuantas botellas. Terminamos bailando, dando brincos y riendo a carcajadas. Más tarde Alyf y yo terminamos la celebración de manera más íntima.

Sí, lo habíamos logrado. Llevábamos 18 meses trabajando en un dispositivo que nos permitiera burlar el sistema de seguimiento de la RSV (Red de Seguimiento Vital). Habíamos pasado todo ese tiempo sin salir del refugio de la zona franca, sin pillar la calle, sin identidad. Al fin, el pequeño grupito de “Electroingenieros Automarginados” que formábamos parte de la disidencia en la clandestinidad de la Ciudad-Estado de Barna, habíamos conseguido crear un pequeño y ligero dispositivo que permitía manipular las coordenadas vitales de seguimiento de la RSV. “Talones Bizarros” le llamamos y consistía en un dispositivo de 270 gramos de BMG (Bulk Metallic Glasses) que se coloca en el talón y se adapta a él, en el que incrustamos todos los sensores de lectura vital y de certificación de seguimiento de las botas laborales corporativas.

Mientras los AA (tenemos en el grupo el mejor equipo de “artesanos antiguos” y creo que es el último que existe en Barna) terminaban el diseño en cuero (increíble, lo sé, pero es piel natural de animal) nosotros afinamos el dispositivo milimétricamente, incluyendo el chip de borrado total. El resultado final: unas botas a imitación de las opresoras botas obligatorias corporativas, pero sin el peso de los seis kilos reglamentarios aprisionándonos los pies, que podremos descalzarnos siempre que queramos, sin necesidad de fichar en ningún descalzador oficial de la RSV.

Aunque tenía unas ganas locas de salir a las calles tras 18 meses de enclaustramiento (ya llevo casi tres años en Barna, los dos últimos en la clandestinidad) los siguientes dos meses se me hicieron más cortos. La puesta a punto del Talón Bizarro nos tuvo a todos en el refugio de Biblioteca Francesc Candel hiper-atareados y maravillosamente felices.

Alyf y yo apenas nos vemos, salvo en las horas de dormir y algún momento suelto que otro. Las dos andamos absorbidas por nuestros proyectos.

El grupito de Alyf se dedica desde hace tiempo a la reconversión mediante el EBP (Emisor de Bienestar Personalizado) de todos los e-Books que encontramos en el refugio Candel. Alyf me explicó que había sido una “biblioteca”, incluso me habló de algo llamado “libros impresos”. Yo no sabía que antes de los Books existieran soportes donde la gente leía, pero los había por millones, en muchos idiomas, y cualquiera podía tener muchos en la era anterior al pre-desarrollo (o sea, la “Decadente”). Se creía que, con la nueva era, todos aquellos rastros de la humanidad decadente habían desaparecido, pero la “Plataforma Ciudadanos Humanos” había encontrado un almacén lleno de libros (la llamada “biblioteca”) que no figuraba en los registros de la RSV y lo había convertido en nuestro refugio. La “biblioteca” y nosotros dentro de ella, somos invisibles para la Ciudad. Alyf sabe leer, no solo los e-Books sino también los “libros” y, además, en tres idiomas antiguos diferentes de la era “Decadente”: el español, el inglés y el alemán. A mí me parece que todo eso lo sabe por haberse criado sin programación. Me está enseñando a leer.

En el grupo hemos decidido que hay que salir a probar los talones bizarros. Tenemos cuatro pares de botas corporativas falsas terminadas y es el momento de saber si realmente nos harán pasar confundidos entre los demás ante los lectores y registros de la RSV. Alyf se ha presentado voluntaria, y yo con ella. Bernat y Deni serán los otros dos pares. Nos desplazaremos en el transportador subterráneo con el bono metropolitano. Todos tenemos el holograma de pulso de transportación que nos da derecho a ello. El grupo de falsificación holográmica hace unos trabajos “niquelados”. El objetivo no es otro que el de llegar a la entrada misma de la “Isla” y ver si superamos todos los controles de las cintas y los holochips de los intercambiadores. Si podemos ir y regresar sin que la RSV se percate de que somos falsificaciones andantes, habremos conseguido llegar al punto de movilización necesario para comenzar la revolución ciudadana. Si la RSV nos detecta, no tendremos más futuro que la eliminación instantánea.

Mañana, con el cambio del segundo turno de operadores laborales del extrarradio del cuarto cinturón, lo intentaremos. Estoy nerviosa y deseando que llegue ese mañana.

Talon


Arcana II

15 septiembre, 2014

Arcana II

Entronizada soberana del país sin dueño y encarnando la potestad que no tengo, leo el libro de los deseos ciegos, renovando, sin haberlas concedido, las esperanzas de los sueños no cumplidos.

la-sacerdotisa-arcanos-mayores

 

 


Civitas aestiva tempora

8 septiembre, 2014

 

Civitas aestiva tempora

El aire, corrompido y salitroso, denso, sin apenas voluntad en el movimiento, pegajoso de calor insano, adulterado con olores viciados de calles sucias engordadas con seres que semejan pollos de granja que nunca han visto el sol ni sienten el menor interés por verlo. Todo tipo de vehículos desquiciados compitiendo entre sí por alcanzar la meta del próximo semáforo. Edificios insulsos y monótonos que exhiben, impúdicos, sus balcones engalanados con todo tipo de trastos inútiles, vertederos improvisados de cosas inanes. Calles adornadas con árboles alineados y alienados, de troncos exangües, de hojas siempre grisáceas a medio marchitar y, de cuando en cuando, alguna fuente de cuya garganta oxidada no mana agua. Aceras grises e inertes, separadas por asfalto combado y parcheado. Farolas de luz mortecina que alumbran color de herrumbre, el mismo que refleja el cielo nocturno vacío de estrellas. Y bajo esta capa de falsa piel de la tierra, unas entrañas podridas por las que corren anodinos trenes sin paisajes rellenos de carne humana que patea estaciones sumergidas de olores y calores putrefactos, seres anónimos que suben y bajan en ordenadas manadas de los agujeros que comunican el purgatorio con el infierno.

Ciudades les llaman, eriales inmensos donde los seres ya inhumanos disfrutan viviendo como esclavos.

 

1

 


Jaleo acta es

18 agosto, 2014

 

Jaleo Acta Es

ACTO I  [ESCENA ÚNICA]

 

En las ruinas de una vieja fábrica, a las afueras de una populosa ciudad. Dos personas con linternas caminan a hurtadillas. Encienden una luz. Van apareciendo más personas. Entran de uno en uno, con breves intervalos de tiempo. Se saludan. Con sillas viejas y cajones forman un círculo bajo una solitaria lámpara. LUCAS, encargado de redactar el acta, empieza a tomar nota en su libreta: “Nos reunimos en el día de hoy todos los compañeros del grupo en el centro base del partido, sito en las ruinas de la  antigua fábrica de ‘Membrillos Nicanor’. Toma la palabra el moderador, que es el compañero Juan, y nos informa de la situación actual del movimiento”. Da comienzo la reunión.

JUAN. Somos una cedula…

(Interrumpiendo, se escucha otra voz.)

ANA. Célula…

JUAN. Eso, somos una férula…

ANA. Eso lo serás tú…

JUAN. (Dirigiéndose a la mujer, enfadado.) Eso lo somos todos los aquí presentes.

ANA. (Retruca en modo displicente mirando al hombre.) ¿La autoridad o poder despótico? ¿O bien una tablilla flexible y resistente que se emplea en el tratamiento de las fracturas?

JUAN. (Visiblemente irritado.) ¡Da igual qué palabra sea! Somos un grupo revolucionario y venimos a tratar el tema de la organización del grupo de decisión del aparato de propaganda.

(Interviene el compañero Lucas.)

LUCAS. ¿Qué pongo en el acta entonces, cedula?

ANA. (Pateando desde su asiento y con voz potente.)¡Célula! A no ser que alguien aquí se tenga por un documento de deuda.

(Se escuchan murmullos del corrillo, unos a favor y otros en contra de ser un documento. Un chico joven levanta la mano y pide turno de palabra. Juan se la otorga.)

JUAN. (Con ademán condescendiente.) Tiene la palabra el compañero Marcos.

 

MARCOS. Lo democrático es ponerlo a votación, a ver si queremos ser una célula o una cedula.

(Otra voz se alza en el corro interrumpiendo el parlamento de Marcos.)

MATEO. ¿Por qué se descarta directamente la férula? ¿Qué intereses “impurios” hay tras ello?

(Se ve cómo la compañera revolucionaria Ana se remueve en su asiento llevándose las manos a la cabeza mientras va diciendo algo entre dientes. Juan interviene visiblemente enfadado.)

JUAN. Mateo, no puedes hablar sin pedir antes el turno de palabra.

ANA. Para lo que le va servir el turno de palabra, si no sabe ni las que dice.

LUCAS. Orden, comité. Así no puedo escribir el acta.

MATEO. (Poniéndose en pie.) Yo  propongo férula.

ANA. (Agachándose, se dirige al compañero Lucas.) Que conste en el acta que yo propongo mandar a estos dos a la escuela de nuevo.

MATEO. Votemos las propuestas del nombre.

MARCOS. ¿Cuáles son los nombres propuestos?

MATEO. Férula.

JUAN. Celula.

ANA. Célula.

LUCAS. Célula.

MARCOS. Cedula.

(Se ve a Lucas contando los votos.)

LUCAS. Compañeros, hay un empate técnico. Hay que hacer una nueva ronda de votaciones, ya que no se ha alcanzado el consenso.

(Murmullo del corrillo asintiendo. Lucas, tras anotar que no hay consenso, pone en conocimiento de la comisión que hay dos candidaturas: Cedula y Célula.)

LUCAS. Votos a favor de Célula.

ANA. Yo.

MARCOS. Yo.

(Murmullos en el corrillo.)

JUAN. Pero ¿y ahora por qué votas por Célula si habías propuesto Cedula?

MARCOS. Me han convencido los argumentos de la compañera Ana.

LUCAS. Sigamos. Yo voto Célula. Ahora, votos a favor de Cedula.

JUAN. Yo.

MATEO. Yo.

JUAN. (Dirigiéndose a Lucas de manera solemne.) Lucas, la decisión recae sobre ti.

LUCAS. (Visiblemente nervioso.) No sé, no lo tengo claro.

MATEO. Propongo tratar el tema en una próxima reunión.

(Murmullos en el corrillo.)

JUAN. Compañeros, acordamos dejar la cuestión del nombre del grupo para una próxima reunión que convocaremos por las vías previstas al efecto.

(Corrillo de síes unánime. Lucas, tras escribir en la libretita, vuelve a tomar la palabra.)

LUCAS. Compañeros, he anotado todas las incidencias. Queda convocada la próxima reunión.

 

El corrillo recoge las sillas y se apaga la luz. En fila, tras la luz de una linterna, abandonan la vieja fábrica. La puerta se cierra. Todo queda de nuevo a oscuras.

Fin

Gracias a Faly Yeste por su adaptación del texto

reunión

 

 


Arcana XII

31 julio, 2014

Arcana  XII

Pendo del pie que no tengo libre, singular pluralizada. Cuelgo boca abajo dislocada, con la sensación de deslizarme por la curva del mundo, oscilando descentrada.

003-48


Silencio se escribe

30 junio, 2014

 

Silencio se escribe

 

Hay silencios oscuros, silencios forzados, silencios aberrantes, silencios quebrados.

Hay silencios musicales, silencios teatrales, silencios literarios, silencios sepulcrales.

Hay el silencio del rencoroso, el silencio del corrupto, el silencio del amante, el silencio del mafioso.

Hay silencio en la noche, silencio en la tranquilidad, silencio en el  paisaje, silencio en la paz.

Hay el silencio de la mente, el silencio de la edad, el silencio de la muerte, el silencio de la soledad.

Silencio, se rueda; silencio, catedral; silencio, biblioteca; silencio, hospital.

Silencio total.

 icono-de-silencio


A %d blogueros les gusta esto: