Catarsis

Catarsis

Camina presurosa con pasos apretados, milimetrando la calzada. Dentro de ella un allegro molto truena en un tutti de cruel intensidad, todo su cuerpo es el altavoz del sonido que en cascada resuena en su cabeza,  inunda su cuerpo y  se derrama a cada paso que da.

Lleva los puños apretados dentro de los bolsillos de la chaqueta de punto que cede bajo el empuje, dibujando el contorno de los nudillos hundidos. Tensa hasta forzar de manera rígida  la posición de los codos, la barbilla pegada al pecho, los dientes apretados, los ojos entrecerrados.

Anda con  pasos marcados casi militarmente en el suelo, sus pies son un metrónomo preciso de exactitud implacable.

El placer y el dolor se agolpan en su pecho, en su garganta. El esforzando lleva su corazón al límite y las lágrimas brotan ardientes, fieras, las imágenes se agolpan, el dolor se hace fuego, y la música se desangra dentro de ella.

Respira, la cadencia sonora retoma el esforzando, presto, paso a paso, nota a nota va llegando al final, el crescendo la matará. La melodía se torna contrapunto, repitiéndose a sí misma, el allegro torna con su tormento, y en el éxtasis monstruoso del tutti final se revienta la cabeza a golpes contra el muro.

Para cuando llega el personal sanitario del centro, las notas y la sangre forman una sola entidad en el improvisado pentagrama de la pared.

La compositora ha sufrido otra crisis.

Locura

Anuncios

One Response to Catarsis

  1. !Uf! un poco fuerte, pero muy real.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: