Intimidad

Intimidad

Las patitas del robot de servidumbre asomaban por el lateral del mueble tras el que estaba colocado. Desactivado, la luz roja de recarga de batería le delataba en la completa oscuridad de la estancia. La ausencia total de ruido y movimiento acentuaban más su pasiva presencia. Su poseedora, tumbada en la cama lo observaba. Verle así, inerte, desvalido, como un niño pequeño mientras duerme, le producía al tiempo pensamientos de rechazo y sentimientos de afecto.

Solo es un robot, un aparato electromecánico. Pensó en silencio.

Si…pero son mis piernas, dijo en voz alta.

Y el resto de ella misma también se puso en modo descanso.

Robot

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: