El implacable minuto.

El implacable minuto

 

La vio en una interminable cinta de la T4, pasó a su lado, se prendó.

Evadió su destino, no embarcó. La siguió por los renglones de las cintas.

Reconstruyó  la vida que no sabía. Deslizándose quieta tras de ella se enamoraron.

Dejaron el camino confortable, arrastrando cada una su maleta, el andar fue más lento.

En una puerta de embarque, destino extranjero, comenzaron un único viaje.

Al lugar al que llegaron, le llamaron hogar.

cinta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: