Tejedoras

Tejedoras.

Mi madre, mi  abuela, mi tía, tejían  sentadas alrededor de la cocina de carbón haciendo un corrillo. Movían las manos rítmicamente y danzaban en el aire las agujas el alegre baile antaño aprendido. Contaban los puntos al son de buenos deseos, “un punto adelante dos puntos detrás, que tenga salud, que apruebe las matemáticas”. Tejen lana y sueños al tiempo, que las buenas esperanzas les protegerán, como el  jersey les protegerá del frío.

Al calor rojo del fogón desgranan plegarias  y  cada punto se engrana al latido del corazón. Tantos para el puño, tantos para la manga, “que crezca fuerte”, murmura una, “que sea alta”, desea la otra mientras  a sus pies, el ovillo de lana danza y danza. Tejen en la calidez del hogar de la casa, para que el calor, la dulzura, el amor, vayan aprehendidos en cada vuelta del ovillo.

Mezclan colores, azul para la felicidad, verde para la esperanza, rojo que le sienta bien a la cara. Una dice “de manga caída”, la otra que “de manga rangla”, “de cuello subido” se aúnan todas, “para que no coja frío en la garganta”.

Laboran en la tranquilidad  que da saberse las medidas de memoria, hacen comidillas de los muchos puntos de la espalda, “más que un espaldero, parece una manta”, “normal”, dice la más vieja, “tu nena es espigada”,” y la más salada”, apunta cogiendo otro punto la Tata.

“Yo lo dejo, que ya me duele la espalda” dice una,  “sí, que se nos echa la cena encima” dice otra, y recogen juntas la labor  en una cesta, el lindo  jersey, las agujas y la lana.

Fueron muchas las tardes de invierno tejidas en casa,  todos estrenamos nuestros jerséys hechos a nuestro gusto, medida  y semblanza, una prenda dada en prenda por ellas, que nos arropó por siempre del frío, y nos envolvió imperecederamente con su cariño.

12634261-agujas-de-tejer-y-la-cesta-con-la-madeja-de-lana

 

 

A la memoria de mi madre, mi tía Carmina, y La Ya

Anuncios

2 Responses to Tejedoras

  1. Acacia dice:

    Tu también tejes palabra con palabra, transmitiéndonos el amor que ellas ponían en cada punto de su labor. Me parece sentir el calor de esa cocina como un refugio del frío externo. Es muy hermoso.

    Me gusta

  2. Zeltia G. dice:

    Hermoso y nostálgico Marta, un lindo homenaje que tú bien bordaste con mucho afecto. Mi aplauso! Un abrazo y mis mejores deseos, desde esta fría y húmeda Galicia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: