Lo que veo dentro de las cosas que veo

Lo que veo dentro de las cosas que veo.

El hombre en la montaña, el guerrero en la lámpara, el ciervo en el árbol.

Soy los ojos de las cosas que miro. Están silentes en un espacio ya ocupado, aparecen como secretos caprichos de las luces, azar del momento del movimiento, manifiesto en el reflejo; se evaporan en el tiempo de un parpadeo, imágenes fugaces como el atisbo de un recuerdo, impronta marcada en ese espacio un breve tiempo.

Ninguna trascendencia tiene si las veo cuerda o loca, a ellas que son; poco les importa.

Acompañan mi vida de vez en cuando, se adentran por las arterias de mis emociones cuando mi pensamiento está despistado, entonces mi mirada se pasea sin la ejecutoria sentencia acostumbrada de interpretar correctamente el mundo a escala humana.

Veo cosas hermosas, ellas se muestran independientes, reales, potentes, infinitesimales, desde un mundo que atiende a una estructura diferente, puntos de unión de puentes efímeros, al igual que un fugaz encuentro, del que más que guardar el recuerdo, se guarda el momento.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: