Solo el nombre permanece

Solo en nombre permanece.

 

Miró fugazmente el parco desayuno que reposaba sobre su cama, había una variación. Fijó la vista en la rosa roja. Respiró.-Mi cumpleaños-. Se recordó. Cerró los ojos. Permaneció estáticamente inmóvil.-Ochenta y cinco-. Se dijo. Abrió de nuevo los párpados. Miró la rosa largamente.

-¿Y si pidiera un deseo a la rosa?…¿Se lo concedería?-. Se pregunto.

Antes siquiera de comenzar a pensar, el anhelo formuló el deseo. Cambiar las cosas. Cambiar los dígitos. Cincuenta y ocho en lugar de ochenta y cinco. Cerró de nuevo los párpados. Recordó. -Nó-. Suspiró…A esa edad ya era una amargada…

Movió el dedo sobre el pulsador. Le regalaría la rosa mágica a la enfermera que le diera el desayuno.

Anuncios

3 Responses to Solo el nombre permanece

  1. farala dice:

    recibir una rosa sería razón sugiciente para no amargarse el día??

    Me gusta

  2. taliesin dice:

    Pudiera ser…aunque creo que para la “prota” ya es tarde.

    Me gusta

  3. bajoqueta1 dice:

    Nunca es tarde!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: