Nana de una mujer adulta

 

Nana de una mujer adulta.

 

 Seguí hurgando en el amasijo de formas, visiones y palabras que en la concavidad oscura de mi armadura cobijo.  Oigo el sibilino murmullo convertido en arrullo envenenado, que a modo de acertijo incuba en mí  mi ser invertebrado.

 Con el mismo deseo que Teseo me adentro en mi laberinto, pergeñando a oscuras posibles salidas, invocando  para no perderme a mi instinto y así desentrañar el nudo de mis dudas.

 Desando caminos no hollados de mis pasos errados, abordo desde otro punto  las palabras dadas, refundo los motivos de mis problemas, sopeso el valor y las fuerzas con las que afronté mis encrucijadas, me enfrento cara a cara y discierno quién soy y cómo siento.

 Al igual que un oráculo, la voz dormida de extraño timbre que reconozco como mía, me canturrea con embeleco. “Descansa tranquila, que aunque mañana el cielo sea verde, tú, seguirás siendo tú misma”.

El escurridizo acertijo calla en mi mente, mi ser invertebrado se enrosca  y ya tranquilo…me duerme.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: