Piedras

 

Piedras

 

Palpo su rostro, un par de piedras encastradas en los ojos, tapaban sus cuencas vacías. El hombre que ahora yacía muerto a sus pies, había ordenado hacia tiempo, que le arrancaran los ojos. Su delito, a ver mirado a los ojos al rey.

 No tardarían en echar la puerta abajo y matarle.

Se inclino sobre el cadáver y con lentitud de ritual, colocó las redondas piedras blancas sobre los ojos del rey.

 

 

Con admiación y cariño para Isabel Gonzalez, grandisima escritora y mejor persona

 

 

Anuncios

One Response to Piedras

  1. yo misma dice:

    Mi admiración a las dos por vuestras letras! ML

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: